R e l a j a c i ó n   y   M e d i t a c i ó n

La Meditación es una práctica de silencio interno, de observación, de permisividad donde no hay juicios. Es un momento de paz y serenidad en el cual aprendemos a relajarnos y respirar, a darnos espacio, a ver pasar las ideas y no engancharnos a ellas, a dejarnos sentir y fluir con la vida sin esfuerzo. 

Meditar nos proporciona bienestar corporal, claridad mental, calma interna. Nos lleva al lugar en nuestro interior donde está nuestra fortaleza y nuestra fuente de sabiduría, no hay que hacer nada, ya está bien tal como somos. 

Meditar no es evadir tu realidad. En la meditación nos encontramos con lo que hay dentro de nosotros, no se trata de negar lo que nos pasa. Si una persona está muy nerviosa, acelerada, o preocupada, no se sienta, medita y no tiene nada de eso, sino que se encuentra con su tensión. Lo que aprendemos es a oír ese barullo y no alimentarlo. 

La práctica de la meditación permite la observación de lo que acontece sea interno o externo. Es la mirada de la conciencia. Es una forma de hacer la mente más estable y clara. Sirve para mirar nuestra experiencia y entender su verdad. 

Todos somos capaces de hacer que nuestra mente esté en paz de forma natural, allá donde hay confusión. 

Nos conectamos y sintonizamos con nuestra mente presente y armoniosa. Antes estábamos tan ocupados y confusos que ni nos dábamos cuenta de la brisa, del sol,... Ahora la podemos mantener suficiente rato en un lugar para apreciar y darnos cuenta de lo que nos rodea. Ahora estamos realmente aquí.   

B E N E F I C I O S 

La meditación sirve para el mantenimiento de la salud física o mental, e incluso puede tener el propósito de estar con nosotros mismos y hallar nuestras propias respuestas, facilita el reencuentro con nuestro cuerpo, deseos, necesidades.

El meditar ayuda a centrar la mente y a soltar ansiedad. Mejora la comprensión de nuestros objetivos y motivaciones, equilibrando el carácter ya que implica una reunión conmigo mismo. Es como una medicina o terapia de la que disponemos de forma natural.

PREPARARSE PARA LA MEDITACIÓN


¿QUÉ ES MEDITACIÓN?

El propósito de la meditación es no desconectarse; es estar en contacto con todo. No solamente des-estresarse, sino también, encontrar esa paz interior. Así pues, la meditación es una manera de entrar al espacio que existe entre los pensamientos. Los seres humanos tienen un pensamiento tras otro dejando un espacio muy pequeño entre cada uno. (Chopra)

¿DÓNDE MEDITAR?

Puedes conectarte, cerrar tus ojos, e ir hacia tu interior en cualquier lugar seguro que elijas, donde puedas estar tranquilo y sin interrupciones.

¿CUÁNDO MEDITAR?

Mañana y tarde coinciden con los ritmos más tranquilos de nuestro cuerpo. Nuestro cuerpo sabe cómo estar en quietud, sólo tenemos que darle la oportunidad. Cualquier momento en que puedas meditar es el momento adecuado.

POSICIÓN DEL CUERPO

Estar cómodo es muy importante. Preferible sentarse derecho en el suelo o sobre una silla para crear un estado de alerta, pero si usted está enfermo o lastimado y necesita acostarse también puede hacerlo. Sus manos pueden relajarse sobre sus piernas, palmas hacia arriba ó en donde sea que le haga sentir más abierto a la experiencia.

PENSAMIENTOS

Los pensamientos inevitablemente van a surgir y estarán danzando alrededor de su mente, ésto es normal. No intente hacer nada con ellos - déjelos ser. Si descubre que se encuentra pensando en lo que está pasando en su mente, solamente vuelva a enfocarse en su respiración. 

RESPIRACIÓN

Cuando ponemos atención a nuestra respiración, nos situamos en el momento presente. Con un ritmo natural y sin esfuerzo, permita a su respiración fluir en cada movimiento inhalando y exhalando fácilmente y sin forzarlo.

DURACIÓN DE LA MEDITACIÓN

Los efectos de la meditación son acumulativos, y el dedicar tan solo 15 minutos al día para despejarnos y rejuvenecer nos brinda innumerables beneficios. Es mejor meditar por periodos cortos todos los días, que meditar una hora a la semana.